La música y la política.

La música siempre se ha alimentado de la política para enriquecer sus líricas.

La música en la política o la política en la música, no es exactamente lo mismo y hay un océano de diferencias. Si vamos a la sección la música en la política podemos nombrar casos extremadamente lamentables como la grabación de un par de discos hechas por Félix Salgado Macedonio, cantante, actor, peleador por los derechos de los borrachos, motociclista del cada vez menos selecto grupo de las Harley-Davidson y en sus escasos ratos libres fue diputado federal; o el ejemplo de muchas mujeres al convertirse en una de las primeras gobernadoras del país al ser elegida en Tlaxcala, víctima de robo por parte de Roberto Madrazo en la última elección interna del PRI para presidir su dirigencia nacional , Presidenta del Senado y por consiguiente, contestataria del informe presidencial y todo esto conseguido gracias a su capacidad y no a su belleza física, la polifacética Beatriz Paredes.

En el plano internacional quien no recuerda de ese espectacular concierto realizado por Colin Powell, Secretario de la Defensa de los Estados Unidos en plena guerra de Irak; o recordar la afición de Clinton por el saxofón, que le valió una aparición en Los Simpsons.

Pasando al plano de la “Política en la música”, también existen casos muy vergonzosos como esas reuniones de artistas para interpretar la canción del sexenio como el hit “Solidaridad” cuando Salinas lleva al país al Primer Mundo; y el éxito más reciente “Vamos México” al más puro estilo “We are the World”, pero en región 4. Hasta de manera involuntaria la música ha acompañado a la política y no me van a dejar mentir al mencionar que al escuchar la canción “La culebra” de la Banda Machos no recuerdan el asesinato de Colosio.
O que me dicen del penoso teatro escenificado por Jaguares y Maná auspiciados por Televisa y TV Azteca en su eficaz “Concierto por la Paz.

En los 60 cuando se dio esa gran revolución cultural, muchos de los cambios que se dieron fueron gran parte en base a la música, o pregúnteles a sus mamás que sintieron cuando escucharon por primera vez a Los Beatles, o la era hippie que estuvo extremadamente ligada a las posiciones en contra de la guerra en Vietnam y luchar por el “Amor y Paz”.

Un día cierto locutor de cierta estación de radio que no nombraré para no “colgarme el muertito” dijo que el hecho de poner una canción de rock ya era en si un hecho político, vale la pena mencionar la acción que tomarón algunos músicos norteamericanos con su concierto Vote for change (“Vota por el cambio”) encabezados por REM, Pearl Jam, Bruce Springsteen, Dixie Chicks, James Taylor, con el fin de evitar la reelección de George Bush; o las ligas de grupos como Radiohead o Cold Play que en sus páginas de Internet o en el booklet de sus discos, invitan a participar en Instituciones con algún fin benéfico.

Caso especial mencionar a Bono cantante de U2, que se ha dejado ver juntos a grandes líderes mundiales (ojo con lo de grandes no pretendo ejercer un juicio sobre su moral o ética sino sólo por su importancia) tales como Nelson Mandela, Tony Blair, George Bus. Bono, lo mismo opina sobre que los países desarrollados para que condenen la deuda a las naciones en vías de desarrollo; apoyando la reestructuración de la deuda pública argentina u organizando conciertos contra el hambre en Etiopía.

O que me dicen de las miles de canciones de que se han escrito revelando ciertas posiciones radicales contra los cientos de gobiernos corruptos y autoritarios alrededor del mundo, la poéticamente anárquica “Imagine” de John Lennon; la explícitamente anárquica “God Save the Queen” de Sex Pistols. O implícita dentro de una estrofa como “You look so tired-unhappy, bring down the government, they don’t, they don’t speak for us.” De Radiohead en “No Surprises” del OK Computer.

O la censura que han recibido varios grupos que ha fin de cuentas también es por tintes políticos. Como la presentación de los Rolling Stones del año pasado en China, el gobierno de ese país ordenó a los Stones no interpretar cuatro de sus canciones, los temas fueron “Brown Sugar”, “Honky Tonk Women”, “Beast Of Burden” and “Let’s Spend The Night Together”.

Pero bueno si volteamos a nuestro país, realmente muy pocos grupos del llamado mainstream se han atrevido a escribir he interpretar un tema con tintes políticos y parece que tales temas son exclusivos de algunos grupos del llamado rock urbano, más recientemente algunos grupos de ska; pero quien ha liderado estos terrenos son los grupos norteños con sus tan sonados Narco-corridos.


Productos relacionados en nuestra tienda: