Es sólo Rock & Roll, PERO NOS GUSTA. #StonesMéxico

¿Son suficientes 2 horas y 18 canciones para dar un repaso por la historia del Rock & Roll? Por supuesto que no, por eso fueron necesarias 2 fechas para que la Ciudad más grande del continente americano viera con sus propios ojos el Olé Tour de los Rolling Stones. 118,000 personas (según datos del grupo) vibramos el 14 y 17 de marzo de 2016 con la cuarta visita de las Piedras Rodantes a México, piedras que niegan a detenerse a pesar que todos sus integrantes superan ya los 70 años de edad, sin embargo la vitalidad de Mick, Keith, Ron y Charlie es contagiante e inspiradora, así como el ver a tres generaciones juntas y emocionadas en un mismo lugar. Un factor poco común, sólo ellos y artistas como Paul McCartney lo pueden realizar.

Un Mick Jagger bien y de buenas, se dio tiempo para bromear con problemáticas mexicanas, como mencionar a Sean Penn y su entrevista con El Chapo, declarar que en México “antes tomaban tequila ahora beben mezcal”, o dar muestra de humor negro par decir que “la próxima semana”, Roger Waters se iba a presentar en el mismo Foro Sol con su espectáculo The Wall haciendo una aparición especial Donald Trump.

Rolling Stones en México

 

Start Me Up y Jumpin’ Jack Flash respectivamente, fueran las canciones encargadas de abrir el repertorio para después recordarnos que todo lo que tuvimos que hacer para estar ahí (precios de boletos hasta de 10,000 pesos, agotados el mismo día que salieron a la venta), lo sabemos, It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It).  Siguieron con la adrenalina hasta arriba con Tumbling Dice y Out of Control, para dar paso a su “Sí, ¿por cuál vota?” donde propusieron 4 canciones para que por medio de su página de internet y redes sociales, la gente votara qué canción querían escuchar, Street Fighting Man (14) y Let’s Spend the Night Together (17), fueran las elegidas.

Una presentación como la que teníamos ante nuestros ojos, oidos y por qué no ante todos nuestros sentidos, no estaría completa sin “el momento romántico de la noche” Wild Horses (14) y Angie (17) fueron las que llenaron de nostalgia y algunas lágrimas al Foro Sol. Paint It Black y Honky Tonk Women se encargaron de regresar el ambiente festivo, tanto, que una bengala que alguien temerariamente ingreso y encendió “prendió” más al público. Después vinieron los “5 minutos de fama” de Keith Richards quien interpretó You Got the Silver, Before They Make Me Run (14) y Happy (17), mientras Mick Jagger iba a tomar un poco de aire.
Mick Jagger regresó con Midnight Rambler y Miss You para dar paso a uno de los momentos más emotivos de la noche, la interpretación de Gimme Shelter en donde Sasha Allen da una cátedra de acompañamiento en esta canción símbolo de los Rolling Stones.

Es momento de hacer simpatía con el diablo, de llegar a uno de los clímax de la noche, presenciar el ritual mientras hacen Sympathy for the Devil, para continuar con Brown Sugar y continuar con adrenalina al 100.

Con el Encore viene You Can’t Always Get What You Want y la invitación al Coro Elementum para demostrarnos que al haber estado ahí, sí podemos obtener lo que queremos. La clase magistral de Rock & Roll y Blues, terminó en todo lo alto con su himno (I Can’t Get No) Satisfaction, irónicamente satisfaciéndonos completamente a todos los presentes, no sólo en las dos fechas de la Ciudad de México, si no en las 14 que conformaron este tour por América Latina, incluyen esa histórica visita a Cuba para tocar completamente gratis en La Habana,

Tal vez como dicen en The Last Time, Well this could be the last time, maybe the last time, I don’t know. No sabemos si su simpatía por el diablo nos dé la oportunidad de verlos otra vez en México, tal vez nosotros seamos los que muramos primero antes que ellos, pero los que estuvimos presentes en esta gira sólo estamos completamente seguros de una cosa, es Sólo Rock & Roll, ¡PERO NOS GUSTA!